La última idea robada

Empiezo por la última. Ésta ha sido el desencadenante, el detonador, el triggered del tilt.

Me he dado cuenta ahora, después de leer decenas de artículos, que estas start-ups de comida a domicilio (deliveroo, foodora, delivery hero…) vienen de una idea, simplificada, que tuve hace mucho.

Me han robado OTRA idea, una de la que nunca hablé ni escribí a nadie. No salió de mi cabeza y ahí fuera está.

La próxima idea la publicaré, por lo menos que quede constancia y cuando me la roben pueda poner un enlace…

Cuento la idea de dónde salieron todas esas start-ups. Bueno, un poco de historia antes que tengo ganas de escribir…

Hubo un capítulo del programa el jefe infiltrado en el que se infiltraba en una franquicia de pizzas. Uno de los casos (para nada preparado, por cierto) era el repartidor y os resumo el capítulo: el chaval iba a toda la hostia para hacer los pedidos más rápido y cumplir, no hablan de un cupo ni mínimo de repartos pero algo se huele y no es una pizza barbacoa (SIN PIÑA!!).

El jefe siguió al repartidor durante uno de sus repartos, pero no aguantó ni 2 semáforos. ¿Que pasó? Que el repartidor iba muy rápido y se sabía los semáforos de memoria, por lo que se saltó 1 en rojo después de 3 ó 4 segundos.

En la charla final el jefe le dice que no hace su trabajo bien porque supone un riesgo para los demás y para él mismo por lo que le cambia a cocinero. El joven le protesta (uno de los pocos en este show que le contesta al jefe cuando éste le reprende) diciendo que es la única forma que hay para entregar 3 pedidos en 1 hora.

Y probablemente tenga razón.

¿Qué le pasa a las grandes empresas en muchas de sus secciones que no son el núcleo de su negocio? Limpieza, mantenimiento informático, telemarketing y comerciales en general, área de recursos humanos… Las externalizan.

¿Y por qué no lo iban a hacer? Les sale más barato. Además, los trabajos se aprenden fácilmente y se puede poner a trabajar una tropa de 25 telemarketers en menos de 1 semana (no pagada, ¡por supuesto!).

Ahí es dónde entra mi idea, totalmente, robada. Yo sería esa empresa de externalización de repartidores, esa E.T.T. con el único requisito de tener carnet de conducir (¡hasta con 16 y carnet de moto vale!).

A partir de esa idea estas start-ups, creen que, mejoran la idea con apps rollo Just-Eat. En esa app se te muestra un listado de restaurantes en las que haces tu pedido y lo pagas, además del envío.

Para nosotros los consumidores, muy bien. La única pega que puedo poner es que necesito otra app, al lado de just-eat, para que mi vagancia elija que ceno esa noche.

Pero, ¿Y los empresarios hosteleros? ¿Es que nadie piensa en los niños empresarios?

Mi idea solventa su problema ¿Cuál? Que ahora dependen única y exclusivamente de una APP. De que un consumidor les elija entre la miríada de otros restaurantes. De aceptar el precio del envío, generalmente mayor que la que te puedes encontrar en fast-foods, que imponga la start-up de turno.

¿Cómo? Mi idea es que yo soy sería una empresa que se encarga de hacer sus repartos. Ni más ni menos.

En vez de dar la orden a uno de sus repartidores, me la da a mí y uno de mis repartidores recoge el pedido y lo entrega.

Ellos se ahorran tener a otros trabajadores pagándolos sólo para repartir, cuándo no están el 100% repartiendo. De lunes a domingo, todas las horas de entrega habituales.

Yo lo veo mejor asín, que para eso es mi idea…